5 trucos para leer más rápido sin afectar la comprensión lectora

Para aplicar los trucos que a continuación vamos a ver, es bueno que tengas presente que los ojos tienden a ser más lentos que el cerebro, leer con el pensamiento es lo que te permitirá aumentar la velocidad de lectura, ya que evitas mirar cada letra o cada palabra por sí sola, esto entorpece el proceso de lectura y facilita la desconcentración.  Literalmente aburres a tu cerebro.

Por fortuna tienes la capacidad de “autocompletar” palabras y oraciones, es decir, observamos ciertas letras y mágicamente auto-completamos la palabra, ser conscientes de esto nos permite no detenernos a leer letra por letra y sentirnos más fluidos leyendo por bloques.

Ahora, de nada sirve leer rápido si afectas tu comprensión lectora, es decir, si no logras interpretar adecuadamente el contenido, a continuación te daremos:

1. Primero puedes darle una mirada rápida al texto, valida si tiene algún gráfico, imagen, tabla, el número de párrafos y la distribución del texto como tal, esto te permitirá familiarizarte con el contenido, no importa si no comprendes muy bien con la primera ojeada, esto te ayudará para que la segunda sea más provechosa y fluida.

2. ¿Te has dado cuenta cómo leen los niños? señalan con su dedo el lugar donde va la lectura, puedes hacer lo mismo con tu dedo o un objeto, por ejemplo un esfero, solo que esta vez aumentaras la velocidad paulatinamente para mejorar el ritmo.

3. Cuando no entiendas una oración o frase evita detenerte o volver a leer, por lo general un texto engloba una idea principal y al leerlo completo comprenderás la idea general. Parar o releer puede ser contraproducente para desarrollar la velocidad y para practicarla

Hay factores que influyen de manera indirecta tu lectura, también es bueno

4. Es muy importante escoger un sitio adecuado para la lectura, no muy ruidoso para que no pierdas el hilo del texto y con buena iluminación que evite sobrecargar la vista y la llegada de dolores de cabeza. También no descuides la postura de tu cuerpo, evita desconcentraciones por incomodidad.

5. Y finalmente, el truco más importante es la práctica, no existe una píldora que te permita adquirir esta habilidad al primer intento. Para esto adquiere hábitos de lectura, acostumbra destinar mínimo 30 minutos al día, con el tiempo te será natural aumentar la intensidad.

Con constancia y disciplina tendrás una habilidad que te traerá múltiples beneficios, lo más relevantes son:

  • Ahorras tiempo.
  • Aumentamos la capacidad de enfoque y concentración evitando que tu cerebro se aburra con facilidad.
  • La memoria mejora ya que tu cerebro se ejercita a medida que aumenta el ritmo de lectura.
  • Es más sencillo mantenerse actualizado de lo que ocurre día a día, o en su defecto puedes consumir más contenido en menos tiempo, lo que beneficiará tu desempeño en las distintas áreas de tu vida.