¿Cómo controlar tus emociones en una entrevista de trabajo?

Aunque te sientas con mucha seguridad al momento de ir a una entrevista de trabajo, es muy normal que se genere estrés o emociones que puedan afectar este importante evento, controlar las emociones es trascendental para que no pases por un mal momento, claro está que no al punto de reprimirlas ya que puede ser contraproducente, sería esforzar la mente a no sentir ciertas emociones provocando una eventual desconcentración.

Lo ideal es establecer un equilibrio y un control prudente, las emociones no son buenas ni malas en sí, todas buscan proteger tu cuerpo y mente de factores externos, por lo que puedes usar ciertas emociones a tu favor, por ejemplo, una pizca de miedo puede mantenerte atento, pero un exceso de este puede paralizarte.

A continuación, te daré algunos tips que te permitirán usar tus emociones como un arma infalible en una entrevista de trabajo y en tu vida en general.

  • Lo primero es reconocer y comprender por qué se generan aquellas emociones que puedan afectar tu desempeño en la charla. El estrés, ansiedad, angustia, entre otras sensaciones tienen un origen interno, incluso es posible que el factor externo como tal no sea un generador trascendental de dicha emoción. Conoce bien tus emociones para saber cómo manejarlas en la entrevista, analiza que las origina para controlarlas de raíz.
  • Antes de pasar a la entrevista respira. Existen distintas técnicas de respiración muy efectivas para lograr calma y tranquilidad, cuando lo hagas conéctate con el momento para tener un enfoque y concentración adecuada.
  • Al inicio de la entrevista no temas romper el hielo con una conversación cotidiana que permita una conexión natural con el entrevistador, invitando a una charla más amena y tranquila. Por ejemplo, hablar de cómo estuvo el tráfico o el clima antes de llegar al compromiso o mencionar lo placentero y bonito del lugar de la entrevista, hazlo de forma espontánea y sin extenderte mucho.
  • El entrevistador puede comprender y aceptar que tengas nervios, o que tengas alguna debilidad como cualquier humano, no es alguien que esté buscando hacerte la vida imposible ni mucho menos complicar el proceso. Comprender que es una actividad social común, puede alivianar la presión que sientes, incluso puedes hacer preguntas para que no sea una conversación en donde solo respondas, esto genera más seguridad en ti mismo y demuestras tu proactividad al entrevistador.
  • Se optimista, no te dejes afectar por pasadas entrevistas fallidas, ni por la situación por la que estés pasando, si ven que tienes una actitud positiva se aumentan las posibilidades de ser contratado, caso contrario si perciben que eres quejumbroso o pesimista.
  • Escucha activamente, esto servirá para aumentar la concentración y el enfoque, lo que permite nivelar la carga emocional y responder acertadamente. En muchas ocasiones no escuchamos, solo oímos, nos enfocamos en pensar que responder sin prestar atención a la otra persona.

Te aseguro que si practicas los puntos anteriores tus posibilidades de éxito en la entrevista aumentarán notoriamente. Para complementarlos te daré dos tips más que te ayudarán a sentirte con mayor seguridad:

  • No improvises, prepárate para la entrevista para evitar inseguridades, es importante que perciban que te tomas enserio el momento, por eso investiga cual es la actividad económica de la empresa, detalles del cargo al que te postulas y cómo puedes aportar a dicho cargo, piensa en qué preguntas pueden hacerte junto con sus posibles respuestas, o consulta cualquier información que consideres relevante para tener en cuenta.
  • Ten presente que están buscando alguien con el perfil idóneo para la vacante, es un excelente momento para mostrar tu factor diferencial, aquel componente que te hace único. Puede ser alguna habilidad puntual, el manejo de algún software especial, incluso pueden exponer algún caso de éxito propio que hayas tenido en la escuela, universidad o empleo pasado. Tener claras tus fortalezas sin duda puede generarte seguridad.
  • No mientas, ni en lo que pongas en tu hoja de vida ya que puede ser verificable, ni en lo que hables con el entrevistador. Esto genera inseguridad y desconcentración y es muy posible que identifiquen alguna incongruencia que afecte el proceso de selección.

Es vital que emocionalmente estés estable para tu camino personal y profesional, las empresas a parte del componente técnico también buscan colaboradores con buen nivel de inteligencia emocional, ya que esto permite una buena adaptación al equipo, trabajo bajo presión, control de estrés, control de conflictos y demás componentes que intervienen en el desempeño laboral de la empresa.

Hacer ejercicio, meditar, actividades culturales o artísticas, entre otras rutinas, aunque no tiene un efecto inmediato, químicamente actúan de forma paulatina en tu cuerpo, contribuyendo notoriamente en tu control emocional. Te invitamos a que incorpores estos hábitos a tu vida.